Notas y alteraciones…

 

Notas, tonos, alteraciones,… Tiene bemoles esto de la música.

Hola, y bienvenido si eres nuevo por aquí, hoy inauguro una sección donde trataremos temas de teoría musical.

En esta entrada trataremos lo referente a las notas y alteraciones, un buen punto de partida para más adelante afrontar sin complicaciones asuntos como los intervalos, acordes y más. Si tu instrumento no es la guitarra no pasa nada en absoluto, esta información te será de utilidad igualmente.

Vamos a partir diciendo que en música usamos siete nombres para referirnos a los siete sonidos con distintas alturas que se corresponden con las teclas blancas del piano, las llamaremos notas naturales. Entre estas teclas blancas hay cinco negras, con lo cual tenemos doce sonidos distintos en una octava, ya que que hay notas a distancia de tono y de semitono. Doce alturas pero sólo siete nombres, todo un dilema.

En realidad no es muy complicado, para referirnos a esas notas que «carecen de nombre» ponemos una alteración a la nota anterior o siguiente a modo de apellido, así de sencillo. Esas alteraciones son el sostenido– (sube 1/2 tono) y el bemol (baja 1/2 tono), si esto es nuevo para ti atento a este truquillo que no se te va a olvidar nunca qué hace cada cual.

Sostenido – Sube                 Bemol – Baja

Como se puede ver la letra inicial de la alteración corresponde con la inicial de la acción que tiene sobre la nota en cuestión. Fácil de recordar, ¿no? Existen más alteraciones como el doble sostenido y el doble bemol pero vamos a centrarnos en sostenido y bemol, ya que son las más comunes.

Pongamos un ejemplo, hemos alterado la nota fa con un sostenido, se encuentra medio tono más arriba, pero ahora queremos que vuelva a ser ese fa de siempre. ¿Qué hacemos, ponemos un bemol y así baja medio tono? La respuesta es no, hay otro símbolo que elimina la alteración que se esté usando, el becuadro, -♮- que es esta especie de b cuadrada. El becuadro es el antídoto que elimina los efectos de cualquier alteración.

Ejemplo de uso del becuadro

Si queremos que una o varias notas tengan una alteración de forma permanente en nuestra obra, estas alteraciones las usaremos a modo de armadura. Llamamos armadura al conjunto de alteraciones propias de una tonalidad, y se escriben al principio del pentagrama, justo después de la clave. En caso de estar en tonalidad de Sol Mayor o su relativo menor Mi menor, tendremos un sostenido en la nota fa a lo largo de toda la canción, escribiendo el sostenido en la armadura ya sabemos que siempre que aparezca la nota fa va a ser fa sostenido.

Armadura y alteraciones accidentales

Debemos tener en cuenta:

Las alteraciones que no son propias de la armadura se llaman accidentales, ya que en caso de aparecer suele ser por poco tiempo, para ellas debemos tener en cuenta unas normas:

  • Las alteraciones se indican a la izquierda de la nota. Si empieza a sonar nuestra nota y luego nos enteramos de que lleva una alteración se crea una situación cómica, aunque no deseada…
  • La alteración sólo afecta a la nota en una altura, lo que quiere decir que si escribimos la misma nota en otra octava dentro del mismo compás necesitaremos escribir la alteración correspondiente.

Alteraciones en distintas octavas

El segundo fa es natural ya que se encuentra en otra octava.

En el compás de la derecha ambos son sostenidos.

  • La nota alterada conserva esa alteración durante todo el compás mientras no eliminemos o cambiemos la alteración.

La alteración dura todo el compás

En el compás de la izquierda todos los mi son bemoles, en el de la derecha sería mi natural.

  • La alteración se mantiene si la figura está ligada a la misma nota en el principio del siguente compás.

La alteración se prolonga con la ligadura

En el segundo compás el mi es bemol ya que la ligadura conserva la alteración.

  • A veces aunque según las normas no sea necesario, se escribe una alteración a modo de recordatorio, a esto lo llamamos alteraciones de cortesía o de precaución.

Ejemplo de alteración de precaución

El segundo mi es natural según las normas aunque se puede indicar para evitar errores.

  • Un peculiar fenómeno que surge con las alteraciones es la enarmonía. Cuando dos notas de distinto nombre se refieren a un solo sonido, por ejemplo, fa sostenido y sol bemol, decimos que son enarmónicos. En la guitarra pisamos el mismo traste para tocar cualquiera de esas «dos notas», en el piano accionaríamos una única tecla negra.

Notas enarmónicas

En este caso do sostenido y re bemol son sonidos con distinto nombre pero equivalentes en altura.

Espero que esta información te sea muy útil y te ayude a avanzar y mejorar tus conocimientos musicales.

Si te ha gustado puedes compartirlo. Si tienes algún comentario o sugerencia no dudes en escribir, estaré encantado. Gracias de nuevo.
Nos vemos por aquí más adelante. Salud y mucha música.

Share:
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Leave a Reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar